Foto superior: Tadeu Nascimento

 

Son cuatro minutos de pura emoción, subiendo en funicular los 147 metros desde la ladera del Monte Serrat hacia la cima, donde están el antiguo casino y el Santuario de Nuestra Señora del Monte Serrat, patrona de Santos, construido hace más de 400 años.

 

Para completar, una escalinata con 402 escalones y 14 nichos reproduciendo escenas de la Vía Sacra, inaugurados entre 1939 y 1941,  y una vista impresionante de 360 grados de la ciudad - es posible ver también parte de los municipios de São Vicente, Cubatão y Guarujá.

 

El Monte Serrat es parte importante de la historia santista, ya que servía de refugio a la población cuando el entonces pueblo era invadido por piratas. En uno de esos ataques, en 1614, los invasores acabaron soterrados y el milagro, atribuido a Nuestra Señora, la convirtió patrona de la ciudad en 1955.


 

 

El Funicular

Subir por la ladera en funicular hasta la cima del monte es una atracción aparte, única en el país. Proyecto alemán, el sistema funciona con dos funiculares en movimiento sincronizado y un desvío en el centro.

 

Cada vehículo tiene capacidad para 45 pasajeros, que recorren en cuatro  minutos la línea, con 242 metros de extensión.

  

El trabajo de sustentación está hecho por un cable de acero de una y media pulgada de diámetro, con resistencia para 90 toneladas.

 

Foto: Francisco Arrais

Origen

Idealizado por inmigrantes españoles, el sistema de funicular comenzó a ser construido en 1910, pero la Primera Guerra Mundial comprometió las importaciones y el proyecto sólo fue concluido en junio de 1927.

 

En esa época, los funiculares eran cerrados por cortinas para preservar la identidad de la bohemia santista, que terminaba la noche en el Monte Serrat, viendo espectáculos con artistas de renombre, tales como Carmen Miranda, Francisco Alves y Sílvio Caldas.

 

Con materiales nobles, así como mármol de Carrara, vitrales belgas, cortinas y alfombras francesas, platería y cristales de Europa, la casa nocturna era conocida incluso en el exterior y servía como punto de referencia para los turistas.

 

Tres meses después de haber sido inaugurados los funiculares y el salón de fiestas, el edificio del complejo del Monte Serrat pasó a albergar, en septiembre de 1927, un casino - él funcionó hasta 1946, cuando el gobierno federal prohibió el juego en el país.

 

Reformado en 1998, el antiguo casino es espacio para eventos sociales e culturales, dispone de cafetería y cuenta con mirador y dos curiosos espejos.

 

Foto: Raimundo Rosa

La Capilla

La capilla de Nuestra Señora del Monte Serrat, oficializada en 1599, fue construida por orden del gobernador don Francisco de Souza, español devoto de la santa, patrona de Barcelona.

 

La historia registra que, en 1614, cuando el corsario holandés Joris Von Spielbergen invadió el poblado, parte de los habitantes huyó hacia el monte. Al intentar perseguirlos, los corsarios fueron soterrados por tierra y piedras que se cayeron de la montaña. El pueblo atribuyó el hecho a un milagro de Nuestra Señora del Monte Serrat, lo que terminó convirtiéndola patrona de la ciudad.

 

Bajo responsabilidad de los monjes benedictinos desde 1652, la capilla sufrió alteraciones a lo largo de los siglos. Las obras entregadas en 2011, 165 años después de la última reforma, conservaron la estructura existente en el siglo 18.

 

Foto: Francisco Arrais

Fe

Nuestra Señora del Monte Serrat, cuya imagen habría sido producida por San Lucas y llevada a Montserrat(España) por San Pedro en el año 50, es también protectora de los navegantes. A ella se le atribuye otro grande milagro en Santos: libró el barco nacional Araguary de inevitable naufragio, en 1926.
 
Cuando los tripulantes ya no podían controlar la situación, decidieron arrodillarse en una de las cubiertas, rezar y evocar a la Virgen, prometiendo celebrar misa en acción de gracias si la embarcación consiguiera llegar al puerto. Enseguida, cesó la tempestad y el mar se apaciguó.

 

Foto: Francisco Arrais